Los meniscos son fibrocartílagos fijados en las partes superiores de las tibias. Estabilizan las articulaciones de las rodillas, permitiendo la absorción de impacto de choque entre tibia y fémur, disminuyendo el desgaste de los cartílagos y distribuyendo mejor la carga. Desde Medyfis te explicamos todo lo relativo al menisco y las posibles lesiones que puede sufrir.

Tipos de lesiones meniscales

Las lesiones de menisco pueden dividirse en tres tipologías:

  • Degenerativas: causados por la edad y por los sucesivos microtraumatismos que van sucediéndose a lo largo del tiempo. Al envejecer los meniscos se resecan y deshidratan hasta que, en un momento dado, se rompen.
  • Traumáticas: ocasionadas por roturas o desgarros meniscales que ocurren tras sufrir torceduras (roturas transversales y longitudinales y desgarros pedunculares y circunferenciales). Suelen ocurrir tras un salto en el que no flexionan bien las rodillas o por cambios de dirección cuando corremos o caminamos.
  • Mecánicas: cuando la articulación de la rodilla tiene un inadecuado funcionamiento (ángulo Q aumentado, hipertensión, meniscos anormales…).

Tratamiento conservador tras una lesión de menisco

Tras sufrir una lesión meniscal lo primero que debe hacerse es aplicar el conocido como protocolo RICE, consistente en reposo, hielo, comprensión y elevación, con el objeto de controlar el dolor y la inflamación. Es recomendable que desde el primer momento empieces a utilizar muletas con el objeto de no sobrecargar el menisco dañado.

Ante una lesión leve, únicamente con el reposo y unas sesiones de fisioterapia es posible que puedas volver a la normalidad en un lapso de tiempo breve. En el caso de que este tipo de tratamiento no dé los resultados esperados, lo conveniente es visitar al traumatólogo para decidir si es necesaria una operación quirúrgica.

Tratamiento quirúrgico para una lesión meniscal

Para decidir los tratamientos quirúrgicos más adecuados para las lesiones de menisco se han de tener en cuenta diferentes factores, tales como la actividad o trabajo que haga el paciente, su edad y, por supuesto, el tipo de lesión:

  • Artroscopia: recomendable para personas de menos de 40 años con actividad deportiva, siempre que no padezcan de osteoartritis o rodilla inestable.
  • Meniscectomía selectiva o parcial: la más común de las cirugías de menisco mediante la cual se extraen únicamente los fragmentos del menisco que hayan resultado dañados.
  • Meniscectomía total: en estos casos puede realizarse una donación de menisco, pero solo a pacientes menores de 40 años sin artritis ni inestabilidad de rodilla. No es una cirugía muy habitual, teniendo un proceso de recuperación bastante largo.
Call Now Button